domingo, 11 de noviembre de 2018

EN EL PUTUMAYO COLOMBIANO CON EL EREC



Un vídeo explicativo del proyecto que hemos llevado a cabo con ASL/EREC en el Putumayo colombiano. 

Esta vez sí!!!! Los que perseveran tienen sus frutos. 





miércoles, 7 de noviembre de 2018

MOVIDA TRANSATLÁNTICA






Aquí David y el Menda posando para la revista "Lecturas" en el Prat




 
Movida en el frenopático no, como dice la canción, movida en el transatlántico. O volando sobre el mismo para ser más exactos.

Para Colombia que nos vamos con el EREC, mi compañero de fatiguitas, David, y yo. El vuelo directo de Barcelona a Bogotá: de las taitantas veces que he cruzado el charco la primera sin escala. Ohmaigot guat a guonderful guol. A veces me ha tocado llegar allí con más escalas que la gradación marcial militar. Pero mira esta vez no, aunque el vuelo directo iba con sorpresa. Oh surprise,surprise! Oh mi capitán, mi capitán!

Nada más embarcar y acomodándonos viene el azafato, por el culo te la meto, a decirle a una chica que quedaba justo a mi lado, pero con el pasillo de por medio, si podía moverse a otro asiento ya que había una mujer mayor (¿mayor que quien?) que necesitaba estar muy cerca del baño. Esto ya sin arrancar, se mascaba la tragedia. Como mínimo unos pedetes buenos de esos atmosféricos y masticables. Cuando alguien pide estar cerca del baño marcas de ferodo en las braguinis o gallumbos haber. Es una ley no olida.

Maria, colombiana, 70 años, 1´50 y 100kg, operada de reducción de estómago y con problemas intestinales. Al parecer la noche de antes un mango le había sentado mal, literal, no seais malpensadas, una mango de pieza de fruta. Nada más despegar se empieza a encontrar mal tirando a fatal, empieza a quejarse, a ponerse vendas frías en la cabeza etc etc  Ya sabéis que en el avión y con los zumbidos de los motores poco te enteras de lo que pasa o hablan en los asientos adyacentes. Pero mirándola se veia diáfanamente que algo no marchaba bien…

Veiamos que la mujer se encontraba mal pero de momento ni parecía nada más allá ni tampoco en un avión se te ocurren grandes ideas aparte de preguntar y consolar un poquito cuando alguien tiene “mal de vientre” o le “molesta la barriga”. En estas María llama al azafato que estaba más perdido que un daltónico jugando al twister. Hablan un poco y se levanta para ir al baño. Anda de manera harto fatigosa, pero anda sola y se vale por si misma. De hecho viaja sin compañía ya que fue a Barcelona a ver a su hija y ahora volvía a Colombia.
Se vuelve a sentar y durante una rato, no más de una hora, parece que se relaja y la cosa va a ir mejor. Pero de repente se empieza a poner malita otra vez, y vuelve a aparecer el azafato y también esta vez una azafata. La cosa se está complicando  y además cuesta mucho mover a María porque está realmente gorda. Viendo que la cosa se complica y observando que María va teniendo bahídos y parece que se apague por momentos los azafatos anuncian por megafonía del avión que hay una emergencia médica en el mismo y que si hay un médico o personal sanitario por favor acuda a ayudar. David y yo hablamos y bueno, si viene el médico vamos a ver que pasa y le decimos. Nosotros somos bomberos pero ni somos médicos ni somos enfermeros por más emergencias en las que actuenos. Nociones tenemos claro, un bombero en Barcelona sería algo así en términos sanitarios como un Técnico de los que van en las ambulancias. Total, que cuando llega el médico se pone a hablar con Maria y tal y tal y Pascual. Al poco ya le decimos al doctor y a los azafatos que somos bomberos y que si necesitan cualquier cosa puede contar con nosotros dos. En esas situaciones cualquier ayuda es buena la verdad, porque la tensión iba en aumento y se decidió llevar a María a la parte final del avión, justo en los asientos que la tripulación tiene asignada para su descanso. Así que entre David y el Menda la cogimos ya que aún podía andar pero muy despacito, y con poco ritmo, nos pusimos uno delante y otro detrás para que no se cayera. Le hicimos una especie de sandwich y poquito a poquito a Bazar Perpigñan.
Ya en los asientos, cuando la tumbamos porque así lo aconsejó el doctor, María nos dice que tiene que ir al baño sí o sí porque sino se va a ensuciar, y que tiene que IR YA!!!! la situación se pone fea, porque si se caga encima se lía un cisco allí que acaba hasta el comandante lleno de mierda. Una anciana cagada en un avión, sin ropa para cambiarse, entre los asientos, nosotros manchados de mierda fijo. Vamos, el festival del esfínter libre.  Doctor, doctor, me puedo bañar con diarrea… Hombre si junta la suficiente para llenar la bañera…
Así que incorporándola raudamente y para el toilet. Moverla no era nada fácil porque estaba encajonada entre los asientos y ella ya empezaba a ayudar más bien poquito. Hay que ponerse en situación. Gracias a Dios, que lo teniamos cerquita a 30.000 pies limpios que íbamos, pudo ir al baño, evacuar y volver a empezar con la revisión. El médico le tomó el pulso y la presión (la tenía por debajo del purgatorio). Pidió agua con azúcar para que la tomara a sorbitos pequeños,  y  afortunadamente después del baño y el agua azucarada empezó a encontrarse mejor. Era muy dicharachera y automáticamente empezó a hablar. Buen signo que no síntoma. Estuvo un ratito en “observación” y de nuevo para el asiento. Todos felices y comieron perdices, y una polla porque en este cuento eran todos veganos.

María viene a su asiento, se encuentra mucho mejor, no para de hablarnos, nos cuenta mil cosas de todas sus enfermedades, unas cuantas and keep moving.
Claro, el vuelo era de 11 horas, y la función había empezado muy pronto. Así que doble función como en los cines de antaño.

A las dos horas or less, quedarían aproximadamente unas 4 de vuelo, se empieza a encontrar mal otra vez. Toallitas frías en la cabeza, bostezos, que le da calambres el estómago y otra serie más de síntomas. Empieza súbitamente a medio cerrar los ojos y en una de esas se empieza a vomitar encima desmayándose. Le intentamos hablar a ver si responde y ya casi no abre los ojos. Ahora sí, peliculónnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn del bueno. Seguimos en el avión eh, por si alguien ha perdido el hilo con tanta chapa. Rápido para el final del avión, llevémosla donde antes!!!!!  (ojito que la acción parece fácil pero esta vez era a peso muerto porque ella ya no se mantenía en pie). La madre que me parió semejante marrón. Ya para sacarla de los asientos entre mi compi y yo nos las vimos y nos las deseamos porque no puedes recibir ninguna ayuda más y debido a su volumen era harto complicado incluso cogerla. Así que como la cosa pintaba muy muy mal pues ya nos dejamos de milongas y tuvimos que poner la máquina a todo lo que daba. No corta el mar sino vuela un velero bergantín. Cogerla todo lo fuerte que podiamos y sacarla hasta el final. Chunguísimo en serio, la movilización más complicada que he hecho en mi puta vida. David estaba en la parte de las piernas y yo en el torso y como es todo tan estrechito nadie más te puede echar una mano, lo que hay es lo que hay. Menos mal que mi compi es el que dobló a Conan en la escena de la rueda giratoria y yo peso más de noventa quilos que sino allí nos hundimos como el caballo del niño de la historia interminable. Atreyuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!

 La peña estaba flipando pepinillos con la puesta en escena. No podía ni cogerla porque no me pasaban los brazos por su cintura. Empezamos a movilizarla pero los brazos de María se nos enganchaban con los asientos de los laterales y no podiamos sacarlos. UNA PUTA ODISEA EN EL ESPACIO, pero sin simios de por medio. Bueno sí. Todavía no sé cómo coño lo hicimos pero lo hicimos, y sin que nos reventaran las lumbares, que esa es otra. Son esas situaciones que actúas y punto, tampoco te puedes parar mucho a pensar, tiras con todo y si da, da y sino calienta que sales. Los veinte metros más largos que recuerdo.
Así que una vez logramos recostarla en los asientos del final el médico pidió el botiquín a l@s azafat@s. La verdad es que no lo deben usar demasiado porque no lo tenían muy por la mano, el botiquín bastante penoso la verdad. Había muy pocos guantes y la mitad eran de rollo cocinero. Flipante. ¿Hay una vía y suero? Pregunta el médico. Empezamos a buscar y encontramos una del 12. Vas a flipar para ponerle una vía a María, vas a fliparrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr. Si ya les cuesta a nuestros sanitarios a veces en la calle y en personas en más forma imagina a una mujer de 70 años con obesidad mórbida en un avión y con las venas más escondidas que las claves del wifi. Brutal. Primero al brazo. Torniquete en el húmero y zasca. Nada. Torniquete en el otro húmero y zasca. Nada. A probar en la mano. A todo esto decir que el médico era cirujano, vamos que tiene pulso pero no anda poniendo vías a diario. Menudo percal. Después de probar en las dos manos y viendo que iba a complicarse el asunto ya en demasía (María estaba semiinconsciente, ya no respondía a las preguntas). Y todos nerviosos claro, imaginarSUS. Le dice al azafato que estaba más en el ajo que vuelva a preguntar a ver si hay alguna enfermera en la sala que sepa canalizar (que es como llaman en colombia a poner una vía)… Para mi sorpresa aparece una enfermera!!! Joder, pues podría haber asomado el hocico antes, vamos digo yo. Total, que llega la enfermera y el doctor le pasa el testigo, la vía, y le dice que pruebe ella que lo tiene más por la mano. Pues ni por la mano ni por el brazo ni por ningún sitio. Tres o cuatro pinchazos más sin éxito, se estaba complicando todo a niveles de sacar un seguro todo riesgo a la fregoneta del equipo A. María seguía respirando pero ya empezaba a tener el Glasgow a la altura de Edimburgo. Ya solo faltábamos nosotros por pinchar, y a mí si me pasan la aguja le pido un mechero, una cuchara y una bolica de caballo para pasarla mejor. En fin. En una inspiración divina el doctor dice que a la yugular, que ha visto que ahí sí que va a poder pinchar. Joder en la yugular nen, a 10.000 metros de altura y poniendo una puta vía en la yugularrrrr. Métela suavesito doc. Puto crack el doctor, ahí sí la clavó y nunca mejor dicho. La mete, la busca y zasca le da el retorno sanguíneo que indica que la aguja ha llegado a buen puerto. Pffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff qué alegría la virgen santa. Le ponemos el suero, ya purgado, y lo atamos con material de fortuna a la parte de arriba de los portamaletas, todo muy de película. Solo faltaba Nicolas Cage pegando un par tiros. Ahora a esperar la evolución de María…


El comandante llama al médico a la cabina para preguntarle si tenemos que hacer un aterrizaje de emergencia en cuanto lleguemos al continente (aún sobrevolábamos el atlántico). El doc le dice que depende cómo evolucione María habrá que decidir si se hace o no. Afortunadamente María se fue recuperando poquito a poquito, la primera bolsa de suero se le administró súper rápido y la segunda más lentamente ya que no disponiamos de más. Aún quedaban ¾ horas de vuelo y todos con los dedos cruzados esperando que no volviera a empeorar. Ni me imagino si le tenemos que empezar a hacer una RCP allí mismo. Brutal. Afortunadamente se pudo llegar a Bogotá con María estirada en los últimos asientos y allí ya estaban activados los servicios médicos del aeropuerto para trasladarla con celeridad a un hospital.

Bien está lo que bien acaba, pero madre mía con el vuelo que nos cascamos…


Apali, salud y vía libre!!!!

sábado, 13 de octubre de 2018

UNA VUELTITA POR LOS BALCANES DESPUÉS DE LA BIENAL



Estoy en etapa willyfoguiana, así que después de disfrutar del ARTE en la bienal de flamenco sevillana avioncito y a recorrer unos días la región balcánica en busca de más música gitana. De Sevilla a Dubrovnik  de allí a Sarajevo y luego  Belgrado, y tiro porque me toca. De oca a oca. Viaje corto e intenso, cómo suele ocurrir con este tipo de periplos. 

Dubrovnik, "la perla del adriàtico" es impresionante, eso sí: hay más gente que en el camarote de los Hermanos Marx, hacia tiempo que no veía algo tan masificado la mare que em va parir. Hay que relajarse, tomarse un cafelito o una birrita y salir a pasearla a partir de las 22 de la noche.  Ahí gana mucho encanto. Si vas por el día has palmado, feu-me cas. 

De allí para Sarajevo, que según el mapa son poco más de 200km... Pensarás que está cerca y tal, pero no: 7 horas de bus. 200km 7 putas horas!!!! Aunque creas que estás en Europa, y lo estás,  estás en los balcanes y las fronteras son las fronteras. Qué hartito estoy de banderas y fronteras. Putas estupideces humanas...  Así que como la región de la Dalmacia queda separada del resto de Croacia por la salida al mar de Bosnia y Herzegobina tienes que pasar varias veces la frontera croata, la bosnia, la croata etc etc. Desesperante. En cada una su chequeo de pasaportes y tal y tal Pascual... 

Sarajevo es una ciudad amable y accesible y, sin duda, lo que más impresiona al llegar es que de golpe comienzas a ver un montón de edificios destrozados por la guerra y un montón de fachadas baleadas. Tienes esa sensación rara de estar viajando por europa y se te mezclan con esas imágenes de oriente medio. Nada que ver por supuesto, pero hay cientos de edificios baleados con sus fachadas agujeradas por el impacto de los morteros. Impresiona.  
Es una ciudad fuertemente marcada por la guerra, tanto que sufrió el asedio más largo conocido desde 1727, de abril del 92 hasta febrero del 96. Más de 12.000 muertos y 50.000 heridos el 85% de lo cuales civiles. Brutal. Cualquiera que esté interesado hay harta bibliografía sobre el tema. 
Personalmente no estoy interesado en la historia bélica ni en su hazañas ni miserias, no viajo para ver estas cosas pero en Sarajevo en difícil desligarse. Desde que visité en Alemania campos de concentración nazis, en Camboya los de los Jemeres Rojos y en Vietnam otros cuantos museos ya cubrí mi cupo de museos de guerra y campos de concentración para lo que me queda de vida. Cero interesado en estos infames asuntos humanos. Vista una, vistas todas. Soy más de naturaleza y ARTE. 
Sarajevo es una ciudad baratísima, me sorprendió (Dubrovnik es caro) así que por poca pasta te puedes dar un homenaje gastronómico de consideración. Oportunidad que no perdí ;)  

De Sarajevo a Belgrado tres cuartos de lo mismo: más de seis horas de bus para otros 200km, plus minusve. Fronteritas de éstas... 

Y ya en Belgrado tuve suerte y pude ver varias fanfarrias gitanas que deleitaron a mi musa musical. Las fanfarrias gitanas que tanto me flipan y que son uno de los puntos neurálgicos de la diáspora gitana desde el Rajastán indio en el siglo X. De la India con sus cantes y bailes, pasando por Egipto, europa del este y llegando hasta el sur de la península donde mezclaron su arte con las músicas ya existentes en el lugar.  Y allí nació el flamenco... Para los que os interese este tema hay un fLIM buenísimo de Toni Gatlif que se te títula "Latcho drom". Espectacular el viaje musical al que nos acerca el cineasta, una joyita. Tendría que colgarlo aquí de fet. Lo haré. 

Y ahora ya preparándome de nuevo para el Putumayo colombiano donde volamos la semana que viene con la oenegé ASL/EREC, esta vez sí esperamos, a instalar una planta potabilizadora de agua para una comunidad indígena que perdió todo en las lluvias torrenciales de 2017. Veremos qué pasa porque yo hasta que no vea la máquina dando agua no me creo nada...


Apali, os dejo unas fotitos para ilustrar la vueltica.

Saluditossssssssssssssssss






La bella y antigua Dubrovnik












Cómo molan estas imágenes vintage que te encuentras cuando pululas por el mundo...












Kotor, Montenegro








Discutiendo con Tesla en Sarajevo sobre  Edison y las ventajas de la corriente alterna sobre la continua ajajjajajajajajajajaja




Más claro el agua. Esto es un lenguaje acertado.















lunes, 8 de octubre de 2018

LA XX BIENAL DE FLAMENCO DE SEVILLA



Tremendo lo vivido, vaya pedazo de espectáculos que he tenido la suerte de goSalll en la bienal de flamenco sevillana. En dos palabras: im- presionante (como diría alguno de por allí cerca). 

El primer día María Pagés con su obra "Una oda al tiempo" (si podéis ir a verla no dudéis un segundo en hacerlo, os emocionaréis). El segundo Tomatito con Duquende, Arcángel, Rancapino Junior, el Piraña al cajón etc etc y el tercero la dos guitarras jerezanas más potentes que hay en la actualidad: Antonio Rey y Diego del Morao. 

Para mear y no echar ná. Hacía tiempo que no gozaba tanto del ARTE, y claro, estar en Sevilla con buen tiempo, buenas tapas, buenas cañas y en un hostel con una mirífica terraza apuntando a la Giralda qué más se puede pedir. Sí, se puede pedir algo, pero también.  

Aquí os dejo unos vídeos de estos mOstros: 













lunes, 17 de septiembre de 2018

XXX FESTIVAL DE MÚSICA VIVA DE VIC




Este finde pululando por el festival de Música Viva de Vic. Ha sido todo un placer descubrir este festival en el que no había estado nunca. Los pequeños escenarios esparcidos por el casco histórico del pueblo hacen las delicias de los melómanos y de los agradecidos a las artes en general, y de los agradecidos a la vida simplemente. Bien que vale la pena darse una vuelta por allí  con un Matusalen 15 años  en la mano y dejarse perder por los callejones, buscando un escenario, otro y  otro... 
Hay otras carpas más grandes dónde ver buenos conciertos a precios más que asequibles (3 euros). Desde Chicuelo a Afrobeat Alma Ensemble pasando por Onda Vaga, un poco de todo y de todos lados. Para gustos notas musicales. 

Así que ya queda apuntado para el año que viene darse otro buen garbeo por allí. No doubt. 

Ahora ya preparando la mochila que pasado mañana me piro a Sevilla a la bienal de flamenco: Tomatito, María Pagés, Diego del Morao, Antonio Rey, Guadalberto con el shitar... mare meva que ganicas tengo ya, estoy que no CABO  en mí jajajajaja . A ver si ando espléndido y me da por escribir algo entre birra y birra.  

Saluti a tutti!!!!